El pasado día 29 de noviembre asistimos, diversos miembros de esta Plataforma, al debate final de presupuestos de la Comunidad Autónoma, donde fuimos testigos del esperado NO de Ciudadanos y Psoe a la enmienda presupuestaria para dotar de 25 millones de euros a la Atención Temprana para 2018, propuestos por Izquierda Unida, Podemos y Partido Popular.

Un NO, que por esperado, no fue menos doloroso y decepcionante. Donde Ciudadanos volvió a saltarse e incumplir su promesa “in voce” del 2 de febrero y fue incapaz –teniendo la llave del gobierno– de exigir al partido en el gobierno y a Susana Díaz que respetase sus compromisos; no ya con esta Plataforma; sino con los 40.000 niños y niñas de Andalucía. Compromisos que fueron adquiridos de forma clara, nítida y contundente el 2 de febrero por la portavoz de salud, Isabel Albás, cuando, desde el estrado del Parlamento -desde donde mentir debería estar tipificado como delito, pues ahí está la voluntad de casi 9 millones de andaluces-, dijo,

Y ratificado por el Presidente del Parlamento, a viva voz.

En uno de los paseos por el patio, coincidimos con la Alcaldesa de Marchena –a la que no tenía el placer de conocer-, José Luis Vázquez, padre de Abel; el tristemente  famoso “niño de los 4 minutos”; me la presentó; les presente mis respetos, como no podía ser de otra forma, y me retiré, prudentemente, para dejar que José Luis y ella, departiesen de lo que tuviesen que hablar.

Poco después me dijo José Luis que le había comentado la Alcaldesa que había venido al Parlamento a hablar con la Consejera sobre Abel, pero que no le dijo nada más del contenido de esas conversaciones.

José Luis –con más razón que un santo– se mostró molesto por “estar tomando decisiones sobre mi hijo, sin contar con los padres”. Yo guardé silencio, pues al no haber hecho un pequeño aparte la Alcaldesa con José Luis para transmitirse palabras tranquilizadoras, me hizo pensar que no había resuelto nada.

Hoy ya estamos a día 10 y no hay noticias ni de Alcaldía, ni de Consejerías de Educación ni Salud. Se está dejando pasar el tiempo para que lleguen las vacaciones y el año que viene será otro año y

En los pueblos se conocen todos y, además, el caso de Abel es tan atípico y mediático que debería ser objetivo prioritario su resolución.

Aunque esto es una opinión particular mía. Al igual que me parece que a unos padres con tal estado de estrés y ansiedad, que llevan años sin dormir más de 4 horas seguidas, que cuando su hijo entra en crisis no saben si volverán a verlo vivo o no; y el padre le pide una cita a la Alcaldesa, máxima autoridad de la localidad, elegida por el pueblo, para servir al pueblo; no me parece de recibo que se conteste con que,

“En 955321010 extensión 101 o 115 se pide cita para Alcaldía”. No niegue esto, Alcaldesa, no creo que haga falta publicar el pantallazo.

Me parece de una falta de empatía, respeto y exceso de orgullo y prepotencia, impropios de la máxima autoridad hacia la familia -tal vez- con la máxima ansiedad de la localidad.

Pero no crea, Alcaldesa, que aquí queda todo. 

El Cait de Marchena ha estado cerrado desde el día 20 de noviembre hasta el pasado lunes 4 de diciembre.

Los pequeños no han sido atendidos. Tal vez no le haya venido mal a la Alcaldesa el “asunto Abel”, porque ha enmascarado la dejación de funciones al no haber dado solución a que no se haya prestando el servicio de Atención Temprana durante 15 largos días. Circunstancia, que además, no es detectada por la Alcaldía hasta cuatro días después y porque son los propios padres los que se presentan en la Concejalía competente a preguntar qué pasa que el Cait lleva cuatro días cerrado.

El caso de Abel es muy preocupante, casi dramático. El caso de los demás pequeños de Marchena es una dejación de funciones y es intolerable.

Si decimos que un día perdido en Atención Temprana es un pequeño drama, en Marchena hemos tenido 68 dramas durante 15 días.

 

Siendo esto muy preocupante, que lo es, e indignante, lo que nos parece aun más preocupante es que el Ayuntamiento no detecte esto hasta 4 días después y porque lo dicen los padres.

Me pregunto ¿todo funciona así en  Marchena? o sólo el Servicio de Atención Temprana. ¿Son ciudadanos de primera o una carga presupuestaria? No me responda a mi, demuestre, con comportamientos, su concepción sobre ellos. Pero poco le he visto apretar en las Consejerías para la resolución de las circunstancias de Abel. Aunque, tal vez, sea apreciaciones mías. 

Está claro que la Alcaldesa no quiere saber nada de este portavoz, pues cuando estuve el pasado día 27 de noviembre en la TV Municipal, después habíamos quedado en el Ayuntamiento con la Concejala, Mercedes Abadía –persona que me merece el mayor de mis respetos y consideración por diversos motivos. Pero fuimos citados en otras instalaciones y se me dijo que la Alcaldesa no me podía saludar porque estaba ausente. No le di más importancia porque la cita era con Mercedes Abadía; pero en los pueblos se conocen todos y poco después, alguien nos dice que venía del Ayuntamiento de ver a la Alcaldesa.

Que necesidad tenía de rehuir mi encuentro, yo no había quedado con ella. No tenía ningún compromiso.

Sí le anuncio ya, si es que esta publicación llega a sus oídos que mañana, lunes día 11 de diciembre, pediré cita con ella para, cuando tenga hueco en su agenda, me pueda recibir para hablar del preocupante asunto del vecino de su localidad, el pequeño Abel. He de decir que estoy autorizado por los padres para pedir dicha audiencia.

Por otra parte, es motivo de alegría y satisfacción decir que ya han comenzado las labores para la adecuación del nuevo CAIT en Marchena.

El nuevo CAIT estará ubicado en un local en la calle Santa Clara, 23 A.

Dispondrá de las tres especialidades, Psicólogo, Logopeda y Fisoterapeuta. Contará con cámara Gesell (La cámara Gesell fue concebida por el psicólogo y pediatra estadounidense Arnold Gesell para observar la conducta en niños sin ser perturbado o que la presencia de una persona extraña cause alteraciones), climatización, gimnasio, –con todos los aparatos para fisioterapia-, material de última generación, Plan de Intervención personalizado para cada menor y un largo etcétera. Han sido más de dos años de lucha de las casi 40.000 familias que componen la Plataforma, pero se están haciendo realidad cosas que deberían llevar años funcionando en una sociedad de pleno siglo XXI, también se contempla la atención a la Familias y a los entornos, sociales y educativos.

Marchena va a notar un cambio cualitativo muy grande en la atención de sus pequeños con trastornos en su desarrollo. Estaremos en permanente contacto con la familias para ver que todo transcurra con la normalidad deseada, sin que nada perturbe la buena marcha de la recuperación de los niños.

Sabemos, porque así nos la comunicado la familia, que ya se han puesto en contacto con Abel y ha habido un primer encuentro  para ver la necesidades especiales que pueda necesitar en el Cait.

 Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86