Abel es un niño precioso, –como todos los niños a su edad-, con trastornos en su desarrollo. Padece una Hiperplexia Tipo 2. Es una enfermedad rara de la que se conocen menos de diez casos en España.

Abel quiere ir al colegio, los padres de Abel quieren que su hijo vaya al colegio, esta Plataforma anima a Abel y a sus padres a que asista al colegio.

La administración no da soluciones. 

Su caso se ha publicado en diferentes medios de comunicación.

Ya se le conoce como “el niño de los 4 minutos”.

Abel comenzó a asistir al CEIP Maestra Ángeles Cuesta de Marchena ante la promesa y compromiso verbal de la Consejería de Educación de que se dotaría al centro de los recursos necesarios, materiales y humanos, para atender las necesidades de Abel.

Dicha promesa y compromiso no se han cumplido. Se han limitado a dar unas instrucciones de RCP (reanimación cardio-pulmonar) a parte del profesorado.

La HIPERPLEXIA tipo 2 puede desencadenar crisis ante situaciones de estrés, sobresaltos y un largo etcétera, 

Precisa de ambú pediátrico, (también conocido como resucitador-manual o bolsa-autoinflable, es un dispositivo manual para proporcionar ventilación con presión positiva para aquellos pacientes que no respiran o que no lo hacen adecuadamente) y botella de oxígeno, para las crisis, así como practicar maniobra de RCP por persona entrenada.

En las crisis que padece, con frecuencia, Abel, suele llegar al paro cardíaco; de ahí la necesidad de una persona experta en RCP. Pues, tras ese paro cardíaco disponemos de 4 MINUTOS para sacar a Abel de la crisis o las consecuencias pueden ser:

Daños irreversibles en el cerebro.

Muerte cerebral.

Muerte física.

Ante estas expectativas, la falta de recursos y soluciones los padres de Abel han optado por no llevar al pequeño al colegio hasta que haya una respuesta y solución satisfactoria y garantice que la cadena de actuaciones en caso de crisis se va a realizar correctamente.

“Entendemos que nuestro hijo tiene derecho a asistir al colegio y convivir con sus iguales, pues tanto profesionales como nosotros estamos seguros que ese entorno será satisfactorio para Abel”, dicen los padres del pequeño..

La solución planteada por la Consejería de Educación de enviar un profesor a domicilio no la aceptan.

Ni a ellos ni a nosotros nos parece inclusiva, sino todo lo contrario, pues estaríamos marginándolo de su vida social, como derecho que tiene.

Lo que ellos, los padres y nosotros, pedimos es que se dote al centro escolar de un profesional sanitario, que no solamente estaría para Abel, sino también para otros alumnos que puedan necesitarlo.

Parece ser que se está diciendo que no hay soporte legal para dotar al colegio de Profesional Sanitario.

Sí lo hay y le vamos a dar algunos, pero antes una breve introducción:

En una sociedad moderna, del siglo XXI, la Educación para la Salud es una necesidad.

Si hay maestros en los hospitales, por qué no enfermeros en los colegios.

Últimamente, la lucha contra las enfermedades se ha centrado en erradicar el problema una vez desencadenado, sin embargo, todos sabemos que es mejor prevenir que curar.

En la actualidad nos enfrentamos, dentro de la comunidad escolar, a nuevos problemas de salud difíciles de abordar sin la ayuda de profesionales de la salud.

La integración de niños y niñas con enfermedades como espina bífida, asma, diabetes, procesos epilépticos o determinadas alergias, además del ya conocido aumento del consumo de algunas drogas, el incremento del porcentaje de obesidad infantil y el crecimiento de los embarazos no deseados e infecciones de transmisión genital en la población juvenil e infantil son sólo algunos de ellos.

Por tanto, los niños y adolescentes de hoy en día tienen necesidades en materia de salud que no pueden ser cubiertas por padres o profesores sin la ayuda de profesionales de la salud.

En la mayoría de patologías, como el cáncer o las enfermedades cardiovasculares, conocemos los factores que aumentan el riesgo de padecerlas y, cuyo control permite reducir su incidencia; de hecho, la mayor parte de estos elementos tienen que ver con hábitos de vida que adquirimos en la infancia. Por lo tanto, la mejor forma de prevenir enfermedades viene condicionada por la educación para la salud que sepamos transmitir a los más pequeños.

Los docentes se ven desbordados e incapaces de tratar temas como las drogodependencias, los trastornos alimentarios, la educación afectivo‐sexual, etc., la Plataforma exige que sea un profesional de la salud con aptitudes pedagógicas quien se encargue de formar a los escolares en estas materias.  

En el profesional sanitario su objetivo es contribuir al pleno desarrollo y máximo bienestar físico, mental y social de dicha comunidad, debiendo estar integrada en la misma, y, en consecuencia, presente en el centro educativo durante todo el horario escolar.

JUSTIFICACIÓN DEL PROFESIONAL SANITARIO EN EDUCACIÓN

  • La Constitución española encomienda a los poderes públicos que promuevan las condiciones para que el derecho a la Educación sea disfrutado en condiciones de igualdad para todos los ciudadanos y, asimismo, les atribuye las competencias relativas a organizar y tutelar la salud pública y las prestaciones y servicios necesarios para garantizar el derecho a la salud.
  • La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, en su título II, “Equidad en la Educación”, establece en el artículo 71 que las Administraciones Educativas dispondrán los medios necesarios para que todo el alumnado alcance el máximo desarrollo personal, intelectual, social y emocional, así como los objetivos establecidos con carácter general en dicha Ley. Especialmente, corresponde a las Administraciones Educativas asegurar los recursos necesarios para que los alumnos y alumnas que requieran una atención educativa diferente a la ordinaria, por presentar necesidades educativas especiales o por condiciones personales o de historia escolar, puedan alcanzar el máximo desarrollo posible de sus capacidades personales y, en todo caso, los objetivos establecidos con carácter general para todo el alumnado.
  • El artículo 72 de dicha Ley establece que, para alcanzar los fines señalados en el artículo anterior, las Administraciones Educativas dispondrán de profesionales cualificados, así como de los medios y materiales precisos para la adecuada atención a este alumnado. Por su parte, el artículo 122 incide en la necesidad de que los centros estén dotados de los recursos educativos, humanos y materiales necesarios para ofrecer una enseñanza de calidad y garantizar la igualdad de oportunidades en el acceso a la Educación.
  • Para ello, las Administraciones Educativas podrán asignar mayores dotaciones de recursos a determinados centros educativos públicos, en atención a las condiciones de especial necesidad de la población que escolarizan. Entre estas circunstancias y necesidades singulares existentes, es necesario incluir a los alumnos escolarizados en centros públicos que presentan necesidades sanitarias de carácter crónico y permanente o que requieren una atención sanitaria continuada en el tiempo, para acceder a una educación de calidad en un entorno normalizado.
  • Las necesidades de atención sanitaria de los centros educativos son de diversa naturaleza y varían en cada curso escolar y a lo largo del mismo. Entre ellas, cabe destacar la atención a la salud y la fisioterapia, habitualmente asociadas a los alumnos con discapacidad motora, a los alumnos de corta edad que padecen diabetes y a los alumnos que deben ser alimentados mediante sonda gástrica.
  • Por otra parte, el artículo 3 de la Ley 14/1986, de 25 de abril, General de Sanidad, garantiza el derecho a la población española a la asistencia sanitaria y su acceso a las prestaciones sanitarias en condiciones de igualdad efectiva, siendo competencia de las Administraciones la organización y desarrollo de todas las acciones preventivas y asistenciales dentro de una concepción integral del sistema sanitario.
  • La disposición adicional sexta de la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud, sobre “Relaciones del régimen estatutario con otros regímenes de personal de las Administraciones Públicas”, establece que “en el ámbito de cada Administración Pública, y a fin de conseguir una mejor utilización de los recursos humanos existentes, se podrán establecer los supuestos, efectos y condiciones en los que el personal estatutario de los servicios de salud pueda prestar indistintamente servicios en los ámbitos de aplicación de otros estatutos de personal del sector público”.

En este sentido, la Plataforma de Atención Temprana de Andalucía considera fundamental garantizar la presencia de profesionales especializados en los centros educativos públicos que atiendan las diversas necesidades de los alumnos que presentan necesidades sanitarias de carácter permanente o continuado, permitiendo su escolarización y el desarrollo de los objetivos educativos en las mismas condiciones que el resto del alumnado.

Estas prestaciones de carácter sanitario, financiadas con recursos públicos de la Junta de Andalucía, deben ser realizados por Enfermeros y Fisioterapeutas.

 

Además, pueden y deben realizar, entre otras, las siguientes funciones.

FUNCIÓN ASISTENCIAL

  • Alimentación saludable
  • Primeros auxilios
  • Ergonomía
  • Valores y habilidades sociales
  • Actuar ante emergencias o incidencias que surjan durante el horario escolar.
  • Administrar los tratamientos y medicaciones prescritos por profesionales médicos, a los escolares que lo requieran, previa autorización por escrito  
  • Educar en la adquisición hábitos saludables a la comunidad escolar.
  • Enseñar las medidas y pautas correctas de: alimentación, higiene corporal, higiene ambiental, reconocimiento y prevención de accidentes… así como de las consecuencias que se pueden derivar y riesgos/precauciones a tener en cuenta.
  • Educación para la prevención de trastornos de la conducta alimentaria y drogodependencias.
  • Fomentar el auto cuidado dependiendo de sus capacidades con respectos a la cura de heridas, normas básicas de primeros auxilios, uso adecuado de la Perfil de la medicación y técnicas sanitarias específicas sanitarias (sondajes, aspiraciones, control de enfermedades crónicas, etc)
  • Salud Sexual
  • Promocionar, proteger, mantener y rehabilitar la salud de la comunidad educativa.
  • Identificar y valorar las necesidades de salud y los cuidados que requieren los individuos, considerando los aspectos biopsicosociales.
  • Realizar la actividad asistencial en función de las necesidades de cuidados detectadas según protocolos de actuación por las autoridades competentes.
  • Realizar los pertinentes planes de atención de enfermería a los alumnos que lo requieran basados en los diagnósticos enfermeros.
  • Control y seguimiento del alumnado con enfermedades crónicas en colaboración con las familias, facultativos y demás miembros del equipo de salud.
  • Prevenir y detectar de forma precoz los principales problemas de salud más prevalentes en la edad escolar. Dentro de este ámbito la enfermera colaborará estrechamente con la dirección y gabinete psicopedagógico del centro en los casos en los que se detecten problemas de salud emocionales y/o psicológicos.
  • Supervisar el equilibrio de la alimentación ofrecida por el comedor escolar participando en la Comisión de Comedor, para la evaluación mensual de los menús y adecuación de éstos a los alumnos/as con necesidades alimentarias especiales.  
  • Asesorar como especialista en el marco sanitario a toda la comunidad escolar en la Consulta de Enfermería.
  • Crear una historia individualizada de los escolares y un diario de consultas.  
  • Derivar al alumno/a al centro sanitario cuando se considere necesario con previo aviso a los padres o tutores del alumno/a.
  • Diseñar, implementar y evaluar los protocolos específicos y guías de acción para la práctica de la enfermería en el ámbito escolar.  
  • Participar activamente en el equipo interdisciplinar que conforma la comunidad educativa, aportando la visión de experto en el área que le compete.

FUNCIÓN DOCENTE:  

Esta función comprende un conjunto de actividades educativas y formativas dirigidas al alumnado, profesorado, padres y madres del alumnado, así como al resto de profesionales y trabajadores que forman la comunidad educativa.

De esta manera las actividades que desarrolla la enfermera escolar dentro de la función docente son:

  • Promover la salud y la adquisición de hábitos saludables y habilidades que favorezcan las conductas saludables a través de los programas de Educación para la Salud dirigidos a toda la comunidad escolar. o Formar a madres, padres y asociaciones de AMPAS sobre los problemas frecuentes en el centro educativo (enfermedades transmisibles, prevención de accidentes, etc.), cómo prevenirlos y en general, fomentar unos hábitos saludables desde el ámbito familiar participando en la Escuela de Padres. o Colaborar en la formación de profesionales y trabajadores de la comunidad educativa (personal del comedor, educadores, maestros, equipo directivo, etc.) desarrollando seminarios y talleres sobre hábitos de vida saludables. o Trabajar colaborativamente con el equipo docente y el claustro de profesores para integrar la salud en todas las materias de manera transversal.
  • Educar a alumnos que padecen enfermedades crónicas, y al resto de la comunidad educativa, sobre el autocuidado.
  • Realizar recomendaciones dirigidas a madres‐padres, y personal docente y no docente sobre los procesos patológicos más comunes en la infancia y cómo prevenirlos.
  • Explicar el proceso de la enfermedad, beneficios y ventajas de algunas pruebas diagnósticas, buen uso del sistema sanitario, etc.
  • Aportar a la comunidad educativa una visión de la salud como un bien positivo que hay que cuidar cuando la persona está sana.

Hay bastantes más funciones, como Investigación, muestreo y recogida de datos, seguimientos, … pero no queremos cansar a las Consejerías.

Cosas que debemos saber sobre LA AUSENCIA de la figura del Profesional Sanitario en Educación.

  • Múltiples beneficios para la sociedad en general, presente y futuro, que no se dan.
  • Hay niños diabéticos, insulinodependientes, que no tienen quien les administre la dosis. Tienen que ir familiares o compañeros del colegio.
  • En otros casos, cuando las crisis son más severas, hay depositadas dosis de adrenalina en los colegios.
  • Para grandes alérgicos, aerosoles, soporte vital y otros medicamentos. O van las familias o no se los suministra nadie.
  • El período de escolarización obligatoria coincide con la edad fundamental y apropiada para la adquisición de hábitos y actitudes saludables que van a repercutir en su estado de salud el resto de la vida. Luego la prevención y la promoción de los buenos hábitos sea una constante diaria.
  • Ofrecer herramientas e inculcando actitudes necesarias para el conocimiento del cuidado de la propia salud del alumno.
  • Supone un cambio muy importante en las vidas de muchas familias andaluzas con niños crónicos, que viven con angustia su día a día por no tener asegurada la atención de sus hijos durante el horario escolar.

Conciliación de la vida familiar y laboral, evitando horas de absentismo en el trabajo de los padres, y podría evitar el absentismo escolar debido a los problemas de salud de los menores.

Hoy tenemos en los colegios

650 menores de 8 años, insulino-dependientes

2.200 de menos de 15 años

1.500 amputaciones año. 

Tenemos amputados con menos de 30 años

  • Instrumento fundamental para trabajar en la prevención de casos de drogodependencias, adicciones, acoso escolar, obesidad.
  • Educación sexual en la discapacidad. Vivir el sexo desde la diversidad.

 A día de hoy, Andalucía es la comunidad en la que se producen más embarazos no deseados entre jóvenes de 15 a 19 años de toda España, sin olvidar de que 1 de cada 4 niños andaluces sufre obesidad, o que 7 de cada 10 niños andaluces mayores de 14 años consumen alcohol.

  • Adquisición de conocimientos al objeto de actuar ante emergencias.
  • La enfermera o enfermero escolar es fundamental si queremos atender de forma integral al alumnado.
  • Una actuación integral, como si se tratase de una asignatura más, de unos profesionales que realizarían un seguimiento de los niños, donde la prevención y la promoción de los buenos hábitos sea un diario.
  • Con estos datos, toda ayuda es poca. Los docentes no son ni pueden ser médicos.
  • Los trabajos de este profesional de la enfermería se complementarían y enriquecerían con la labor que desarrollan los médicos y psicólogos de los EOE.
  • Este proyecto de salud integral en los centros educativos ya está trabajado, documentado, y contrastado, en otras comunidades, por lo que los profesionales solo piden que se pongan en marcha.
  • No solo atendería mejor a los niños con enfermedades crónicas en todo el horario escolar, sino que ayudaría a reducir el absentismo escolar y a implantar mejor los planes y leyes para la promoción de hábitos saludables
  • Como una correcta alimentación, la práctica del deporte, un adecuado descanso, evitar prácticas nocivas como el consumo de alcohol y drogas o el sexo sin protección.
  • Además, no tienen formación especifica sanitaria y hay especialistas en motóricos teniendo que explicar (al comenzar el curso y con ellos ya en clase) el uso de la grúa o como aspirar a un niño con traqueotomía.

NADA DE ESTO SE APROBÓ EN EL PARLAMENTO, basta de mentir y de jugar con la angustia, estrés y ansiedad de las familias.

Lo que se aprobó fue hacer un mapeo de las necesidades.

No sé a qué juega Ciudadanos, pero mentir no es el camino.

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86