El pasado lunes, día 17 de octubre, mantuvimos una reunión con A.F.I.N. Asociación de Familiares para la Integración de Niños con Diversidad Funcional “Carlos Pita” en San Fernando (Cádiz)

Por parte de AFIN asistieron Belinda Benzo (Presidenta de AFIN), Manoli Rojas (Vicepresidenta y tesorera) y Merche y Gema, dos madres de niños de la Asociación, por parte de la Plataforma, Katy Herrero y este portavoz.

En el encuentro les explicamos de dónde veníamos y a dónde queremos llegar. Nuestros orígenes, como hemos ido creciendo, relaciones con el Parlamento, Diputaciones y Ayuntamientos, firmas de Convenios con Colegios Profesionales, asociaciones y otros colectivos.

Hicimos un recorrido desde la PNL de septiembre de 2015 a la proposición de Ley que queremos regule la Atención Temprana en un futuro en nuestra querida Andalucía, que creemos y defendemos que entre administración y administrado no tiene por qué haber una línea de separación, sino simbiosis, permeabilidad, diálogo, que la acción e información debe ser en doble sentido, de aquí para allá y de allá para acá.

No dejemos que sólo legisle el parlamento, que también legisle la sociedad o, al menos, participe en el proceso.

También les comentamos que había germinado y arraigado, en toda la Plataforma, la convicción de que la Atención Temprana debía ser regulada por Ley, a largo plazo, a una generación vista, con continuidad, incorporando los avances, técnicos, médicos y científicos que en cada momento se vayan produciendo, que regule los derechos de los que nacerán o diagnosticarán dentro de 5, 10 ó 20 años. Sin importar las ideas políticas del gobierno de turno, pues, una ley limita el libre albedrío de las personas y entes que conviven en sociedad y asegura que se cumplan una serie de normas que respondan a las necesidades de la comunidad, en este caso los niños y sus familias. Además, una Ley, una ley nace del debate y del consenso, del debate y del diálogo, del debate y la puesta en común, del debate y el acuerdo.

Que estamos dispuestos a debatir, dialogar, poner puntos en común y acordar y consensuar, que falta voluntad política por parte de algún grupo parlamentario, pero no perdemos la esperanza de que todo se pueda reconducir.

Los niños necesitan su estabilidad emocional, sus rutinas, ausencia de estrés y ansiedad… las familias, su respiro, sosiego y horizonte despejado; los profesionales, estabilidad en la normativa, protocolos definidos pero sujetos a cambios, cuando sea necesario o recomendable, que nada se improvise y cesen la dudas, y tienen derecho a un salario de acuerdo a sus responsabilidades, que no son pocas; estable y mes a mes, y las Asociaciones y los CAITs que se les pague el precio justo de cada sesión, para que puedan hacer frente a todos los gastos que comporta tener abierto un CAIT.  

Hemos quedado en firmar un convenio de colaboración y unir voluntades y objetivos, que no son otros que lo mejor para nuestros hijos, tenga la edad que tengan, pues quedó muy claro que, como siempre decimos “después de los 6 años hay mucha vida”

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86