Siempre hemos acudido a los poderes y estamentos públicos en la defensa de una mejor Atención Temprana para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos, los que han nacido, los que aún no han sido diagnosticados y los que nacerán.

Primero acudimos a ATAI, Parlamento Andaluz, Defensor del Pueblo, Consejerías de Salud y Educación, Fiscalía Superior de Andalucía de Protección del Menor, Colegios Profesionales, a todos les pedimos ayuda y les comunicamos nuestras inquietudes.

El 10 de Septiembre de 2015 se aprobó, por mayoría absoluta, con el voto en contra del Partido Socialista, una PNL, en el Parlamento de Andalucía, se pedían tres cosas,

Pagar la deuda a los Caits

Ubicar la Atención Temprana en la cartera de servicios del SAS

Redactar, entre todos los colectivo implicados, un nuevo marco legal para la Atención Temprana en Andalucía

Después, redactamos una Proposición de Ley. Fue debatida en el Parlamento de Andalucía en Pleno Parlamentario el día 24 de Febrero de 2016, pese a que contábamos con la promesa del voto afirmativo de Partido Popular, Ciudadanos, Podemos e Izquierda Unida; en el último momento, haciendo uso de su derecho democrático, Ciudadanos cambió el sentido del voto y dicha proposición de Ley, que estaba prevista su entrada en vigor para el 1 de Enero de 2017, fue rechazada por 52 votos a favor y 55 votos en contra.

Con muchas lágrimas, dolor y decepción aceptamos el resultado de la votación, como en democracia no puede ser de otra manera. Aunque las formas no nos parecieron democráticas. Una reunión en el Palacio de San Telmo, entre la Presidenta de los Andaluces y una parlamentaria de Ciudadanos, no creemos que sea la forma de legislar, sí de manipular. Las leyes se redactan, hacen y debaten en el Parlamento, no en el Palacio de San Telmo, además engañó a Ciudadanos.

Después, la Junta de Andalucía presenta un Decreto de Atención Temprana, que NI es debatido en el Parlamento, NI cuenta con la participación de los colectivos implicados, NI busca dar una solución a los gravísimos problemas de la Atención Temprana en Andalucía, NI se han tenido en cuenta las recomendaciones de los numerosos colectivos consultados.

Recientemente se ha convocado licitación al amparo de Acuerdo Marco, con una redacción distinta, en muchos aspectos, del anterior.

No voy a entrar de nuevo en su contenido que me parece, insuficiente, insolidario, injusto, interesado, insensible, inoportuno e involutivo.

No podemos volver al pasado, pero sí podemos arreglar el futuro, por ello, hoy mismo he enviado a los cinco grupos parlamentarios, Socialista, Popular, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida, emails en que se les solicita un encuentro de padres, madres y menores con cada uno de ellos.

A LA HORA DE ESTA PUBLICACIÓN, YA HAN RESPONDIDO AFIRMATIVAMENTE EL PARTIDO POPULAR, PODEMOS E IZQUIERDA UNIDA, a medida que reciba nuevas confirmaciones las haré públicas.

Siempre hemos tenido, en toda la Plataforma, la convicción de que la Atención Temprana debía ser regulada por Ley, a largo plazo, a una generación vista, con continuidad, incorporando los avances, técnicos, médicos y científicos que en cada momento se vayan produciendo, que regule los derechos de los que nacerán o diagnosticarán dentro de 5, 10 ó 20 años. Sin importar las ideas políticas del gobierno de turno, pues, una ley limita el libre albedrío de las personas y entes que conviven en sociedad y asegura que se cumplan una serie de normas que respondan a las necesidades de la comunidad, en este caso los niños y sus familias. Además, una Ley, como norma jurídica, cumple y debe cumplir diversos principios:

– Generalidad. Comprende a todos los individuos.

– Obligatoriedad. Es imperativa y de obligado cumplimiento.

– Permanencia. Es dictada con carácter indefinido.

Siempre he dicho que una ley nace del debate y del consenso, del debate y del diálogo, del debate y la puesta en común, del debate y el acuerdo. Debatiremos, dialogaremos, pondremos puntos en común y acordaremos y consensuaremos, no me cabe la menor duda. Todos queremos lo mejor para estos niños, sin excepción.

Un Decreto nace de la voluntad del grupo en el poder, puede ser la mejor voluntad, pero no hay debate, no hay diálogo, no hay consenso.

Los niños necesitan su estabilidad emocional, sus rutinas, ausencia de estrés y ansiedad… las familias, su respiro, sosiego y horizonte despejado; los profesionales, estabilidad en la normativa, protocolos definidos pero sujetos a cambios, cuando sea necesario o recomendable, que nada se improvise y cesen la dudas, y tienen derecho a un salario de acuerdo a sus responsabilidades, que no son pocas; estable y mes a mes, y las Asociaciones y los CAITs que se les pague el justiprecio de cada sesión, para que puedan hacer frente a todos los gastos que comporta tener abierto un CAIT.  Repito, un justiprecio, que se define como: Valor o tasación rigurosa y exacta de una cosa.

Repito, No podemos volver al pasado, pero sí podemos arreglar el futuro.

Que no intenten manipular la información a la opinión pública en “Campaña Electoral”, diciendo que este Decreto “es de los más avanzados de España”

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86