El mismo lunes en que Luis Algarra, solidaridad en mano, es capturado por la pequeña Vicky, me llama Isabel, la madre, muy contenta “¡Antonio! que me han llamado de La Algaba, que le van a dar otra sesión a Vicky”, todos nos alegramos, ¡por fin Vicky va a tener fisioterapia!, la Consejería ha demostrado su sensibilidad.

Luis fue la cara de la solidaridad, la Consejería fue la cruz.

Contenta e ilusionada va Isabel con la pequeña Vicky a La Algaba, al fin va a recibir fisioterapia, tan necesaria para su pequeña.

Y,  por qué es la cruz, porque la terapeuta que está en La Algaba, es ¡Mercedes!, la misma Psicóloga que ve a Vicky en La Rinconada. No hace falta psicóloga, ¡dos sesiones!, te hace falta fisioterapia, llama a Luis Algarra.

¿Puede la Consejería ser tan torpe?, ¿lo hace queriendo?, o le sale por generación espontánea, como la mala hierba, un caso que está en la Fiscalía de Protección del Menor de Sevilla, en el que el Fiscal ha abierto diligencias, en el que se pide FISIOTERAPIA, pues nada de nada, más psicólogo. Oigan, sí, sí, ustedes, Consejería de Salud, que estamos pidiendo, y con urgencia, fisioterapia. No quieran decirle ahora al Fiscal que ya lo han arreglado porque yo me voy a encargar de decirle lo que han hecho y además, mañana mismo.

Por cierto, Mercedes, extraordinaria profesional, se merece una mención especial. Gracias Mercedes, tú no puedes ser mejor, el personal de la Consejería, Salud Sociosanitaria, no puede ser peor, aunque creo que lo intentan cada día y ¡lo consiguen!

Que Dios nos coja confesados con el Decretazo que están preparando.

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86