Nunca dos lineas dijeron tanto.

Ayer, se publicó un estudio, muy serio y documentado, sobre la evolución de la cobertura en Atención Temprana desde 2003 a 2015 en Andalucía.

En el debate parlamentario del pasado mes de septiembre, el Consejero de Salud, repitió, hasta la saciedad, que habían multiplicado por 8 la dotación presupuestaria a la atención temprana y que abanderaban las mejoras de este servicio. La Presidenta de la Junta de Andalucía, en múltiple ocasiones, ha dicho que en salud no ha hecho recortes, y anteriormente, su antecesor había dicho lo mismo. Hace unos días en la Consejería de Salud, una alto cargo dijo que “estamos en la champion de la atención temprana”.

A todos, les pido que echen un vistazo a las dos líneas que ayer se publicaron. Es cierto que se ha multiplicado por 8 el presupuesto de atención temprana desde 2003, pero también es cierto que el número de población infantil se ha multiplicado por 12, un 50% más. El señor Consejero supo conjugar, hasta la saciedad, la tabla del 8, pero se le olvidó, absolutamente, cualquier referencia a la del 12.

Miente, que algo queda“, dice el dicho. La cantinela de “hemos multiplicado por 8 el presupuesto” es un run run que se ha repetido, constantemente, por parte del partido socialista, tanto en el Parlamento como en prensa y la propia Consejería.

Pero lo que realmente llama la atención, y el Consejero y Presidencias de la Junta, actual y anteriores, seguro que sí sabían, es que el ratio por niño en 2008 era de 922 €/año/niño y en 2015 de sólo 512 €/año/niño. 

Señor Consejero, Presidencias de la Junta, actual y anteriores, han recortado en 410 €/año/niño, o sea, han recortado en un 44,5% la dotación presupuestaria.

Además de haber sido insolidarios, han mentido reiteradamente desde 2008, y lo peor es que lo siguen haciendo.

No contentos con eso, sacan, con la sempiterna complicidad de Cermi-A, un Acuerdo Marco, que este portavoz en mail del 13 de julio de 2015 calificó de “…es a todas luces inadmisible, denigrante, injusto e insolidario…” y en mail del 17 de julio digo “… No me voy a amedrentar, ni flaquearé, ni os dejaré en el camino, por largo que pueda ser, seré inflexible en mis/nuestros objetivos, no aceptemos menos de los que pedimos. Es la única solución posible. UNÍOS los que tengáis duda, la unión nos da fuerzas. No firméis el acuerdo marco…

Muy bien, firmado está por la gran mayoría. Hecho está y no hay que mirar atrás. Tal vez yo no supe explicarme en su día, si no se firma, ¿van a dejar en la calle a 19.000 niños?, pero ellos, la Consejería, os vendió, os presionó, uno a uno, Cait a Cait, “…si no firmas, tus niños se quedan fuera…“, de nuevo “divide y vencerás“. Algo he cumplido, no me he amedrentado, flaqueado, ni os he dejado en el camino y sigo siendo inflexible. Al menos, yo, he cumplido mis promesas. Y algo han vuelto a hacer, dividiros, engañaros con el chocolate del loro, “…con el acuerdo marco, cobráis mes a mes, tenéis garantizada la tesorería…“, ¿de qué os quejáis?

Pues la situación actual es, si no penosa, que lo es, al menos delicadísima, paso a describirla:

a) La subvención de enero a junio de 2015, ya está en fase de Resolución Definitiva, pero sólo se va a hacer un primer pago del 27%, unos 550.000 €, con cargo al ejercicio de 2015, ¿cuándo? no lo sé. El resto, el 73%,  unos 1.475.000 €, con cargo al ejercicio 2016, ¿cuando? En rigor lo pueden hacer desde el 1 de enero de 2016, en la práctica, tampoco lo sé. Pero sí sé que hay bastantes profesionales que aún no han cobrado esas nóminas, que saben que no van a tener, tampoco, este año la “paga de Navidad” y, a casi todos se les ha bajado el sueldo.

b)  “…con el acuerdo marco, cobráis mes a mes, tenéis garantizada la tesorería…“, pero hete aquí que las UMAT, sesiones que recibe la población infantil en los Cait, las han asignado de manera semestral, por aquello de cargarlas a cada ejercicio presupuestario.

¿Qué ha pasado?, la inmensa mayoría de los Cait han consumido ya ese número de sesiones en el mes de noviembre, muchos han facturado un importe muy pequeño, el resto de sesiones del semestre, y en diciembre facturarán CERO euros.

En mi reunión del 20 de octubre con la Consejería, me dijeron “se ha abierto Alborada (sistema informático) para que se incorporen las sesiones que sean“, “eso quiere decir que si dan mas UMAT, ¿se podrán facturar?“, pregunté, “bueno, a ver que pasa y si hay que buscar una solución, habrá que buscarla“. En esa misma reunión el Viceconcejero me dijo, Antonio, tenemos un mes para hablar de los presupuestos. No sé a qué Antonio se referiría, seguramente a Antonio Sagués, que también estaba allí. Lo cierto es que no han dotado ni un solo euros la partida de 2016 en Atención Temprana. 

Me voy a contener, porque hay que tener, no ya poca delicadeza e insolidaridad, sino desvergüenza, o sea la subvención de enero a junio de 2015, que es toda de 2015, la paga usted parte con cargo a 2015 y el 73% con cargo a 2016, y tiene usted un larguísimo año por delante para hacerlo, pero los Cait no pueden seguir facturando sesiones como adelantos del primer semestre de 2016, ley del embudo “lo ancho para mi, lo estrecho para usted“. Consejería, permita eso y tenemos seis preciosos meses para buscar una solución, que no pasa más que por librar una partida presupuestaria para cubrir esas míseras e insuficientes sesiones que adjudican a los miembros de la población infantil en materia de Atención Temprana.

Situación actual (2), o los Cait dan las sesiones a la población infantil de manera gratuita hasta fin de año, (y arrastrar las pérdidas acumuladas desde el consumo de sesiones) o pueden dejar de impartir esas sesiones hasta el próximo mes de enero. 

Ayer tarde, a las 18:30 me llama Antonio Sagués, en respuesta a mi mensaje, 

[9/12/2015, 17:42] Buenas tardes, hay un gravísimo problema con la Atención Temprana, los niños se pueden quedar desatendidos desde ya o los centros tendrán que trabajar gratis en diciembre. Te ruego una respuesta clara, antes de salir a prensa” y me dice “… la culpa es de los Cait, que tenían XXX horas y que si las han gastado, es su problema, se comprometieron a eso por contrato…“, y me dice que puede entender mi enfado si los niños se quedan sin atender pero que si los profesionales no cobran eso no tiene nada que ver y no es cosa nuestra.

En numerosas ocasiones he dicho que los profesionales de la Atención Temprana, deben estar desestresados y con los cinco sentidos centrados en la terapia de nuestros hijos, sin que les perturbe ninguna situación atípica y ajena al mero desempeño de sus funciones profesionales.

Por todo lo anterior, coincidirán conmigo en que la situación es delicadísima, si los Cait dejan de prestar servicios, ¿tenemos fuerza moral para exigirles que no lo hagan?, ¿debemos quedarnos de brazos cruzados antes la falta de atención de nuestros hijos?

En mi opinión, sólo hay un responsable, la Consejería, busquen la solución que quieran, pero resuelvan. Ni un sólo niño sin atender. No lo vamos a consentir.

¿Es hora de plantearnos movilizaciones? tal vez.

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma.