El pasado día 6 de octubre mantuvimos una reunión con la Consejería de Salud. Estábamos convocados por la Secretaria General, Dª Josefa Ruiz. También asistió Dª Carmen Lama y, casi al final, se incorporó D. Antonio Sagués. Por parte de la Plataforma, Águeda Pérez, Isabel Moreno, Katy Herrero y este portavoz.

Se nos dijo que, como principal novedad, se unificaban los criterios y que a partir de primero del año 2018 las sesiones de terapia (UMAT) se abonarán a 22 € a los Cait y el número medio de sesiones pasarían de 5 a 7 sesiones de media al mes. 

Después, a más bombo y platillo se dijo que desde el 1 de enero de 2018, serían 8 las sesiones de media y 12 las sesiones mínimas en trastornos específicos. En este caso espectro autista.

Esto fue en una maniobra de trileros y aficionados a la … bueno no a la lógica matemática, al querer transformar niños en meses.

Se pretendía un mayor lucimiento, no sé si electoral o de otro tipo. Pues el grupo  de expertos de la Consejería de Salud había determinado que el número medio de sesiones de terapia se establecía en 8 al mes y 12, de mínimo, en caso de TEA.

Esto mismo ya lo he comunicado en anteriores ocasiones.

Llegó primeros de año 2018 y … no sucedió nada. Todo siguió igual.

Pasó el primer trimestre y lo mismo. Se dijo que en abril, mayo lo más tardar.

Estamos a mediados de junio y ahora se dice que no va a ser antes de julio.

Siempre dije que va a llegar el inhábil mes de agosto, después se disolvería la cámara, convocatoria de elecciones y los niños y niñas de Atención Temprana seguirían -no se sabe por cuanto tiempo-, infra atendidos.

Los Caits tampoco lo están pasando mejor. 

Cuando nació esta Plataforma se estaba pagando a poco más de 11 € la sesión, después de mucha lucha y presiones se les fue subiendo, ahora están el 18 €. Escasamente cubren costos.

Los 22 € no era una panacea pero, al menos, garantizaba el equilibrio presupuestario. He tenido reuniones con distintos Cait y están en números rojos, casi todos. Hay otros, bastantes, que han vuelto al copago, con la excusa de “amortización de instalaciones” se les pide una cantidad mensual.

Esta práctica está expresamente prohibida por el Acuerdo Marco en vigor. Por lo tanto, ruego a aquellas familias que les esté sucediendo lo que estoy contando, que por favor, me llamen y yo haré la reclamación oportuna. Los Cait lo están pasando mal pero las familias no tenemos que sufragar lo que la administración les deja de pagar. Aprobado en el Parlamento de Andalucía, pero les da igual.

La memoria económica de la Ley de Atención Temprana que tenía prometidos los votos de los cuatro grupos de la oposición, Grupo Popular, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida y que Ciudadanos con Juan Marín a la cabeza, sin más pudor que ninguna y con toda la desvergüenza posible rechazaron, cambiando el sentido del voto el mismo día y a la misma hora de la votación, el 24 de febrero de 2016. De infausto recuerdo. Pues esa memoria contemplaba 36 € la hora, 27 € la sesión de 45 minutos. eso era en 2016 y se preveían aumentos presupuestarios. 

Ayer hablada con una persona y me preguntaba si le guardaba rencor a Ciudadanos. Le dije que no, que acepté las reglas del juego democrático, 55 votos eran más que 52, perdimos la votación y con dolor lo acepté. No le guardo rencor, puedo perdonar lo que me hicieron, pero jamás podré perdonar lo que les hicieron a casi 40.000 niñas y niños de Andalucía. Todos menores de seis años. Todos con trastornos en su desarrollo. Vinieron familias, madres, padres, abuelas y abuelos de toda Andalucía, desde Huelva a Almería para ver con Marta Bosquet, minutos antes del debate parlamentario se abrazaba a mi y me decía –al oído-, “Antonio, confía en mí”.

Ese confía en mí aún estamos esperando que se cumpla. Ya no sigo confiando, Marta, pero las niñas y niños de Andalucía, con trastornos en su desarrollo, con diversidad funcional, padeciendo Autismo, el arrasador Síndrome de West, Parálisis Cerebral y mil y un trastornos sí siguen esperando que se cumplan las palabras que dijiste desde el sagrado lugar del estrado parlamentario. Juan Marín, inductor de la traición, sabe que Marta prometió “sesiones ilimitadas, sí Antonio –dijiste, mirándome desde el estrado-, ilimitadas, para aquellos trastornos más afectados”. MENTIRA MARTA. 

También prometiste subidas del precio de la sesión, hablaste de hasta 27 euros.

No llegó, ni aquello ni esto.

Y no llegará. Desde aquí les digo a mis madres, angustiadas, desesperadas, cansadas de estar cansadas, cansadas de promesas incumplidas y de mentiras despiadadas que sus hijos no tendrán sesiones ilimitadas. Ni la promesa de las 8 sesiones de media desde el 1 de enero de 2018, ni las 12 sesiones de mínimo para el colectivo autista. Si no cumplen 8, ¿cómo van a cumplir ilimitadas?

También les digo que no paguen por las sesiones de terapia, ni siquiera la cuota de socio del Cait que también les reclaman y también está prohibido -expresamente- por el Acuerdo Marco. No somos las familias el banco de la Junta de Andalucía, que reclamen a la Consejería de Salud, pero no lo hacen. Todos se quejan pero ninguno reclama, todos guardan un elocuente silencio.

Alguien podría decir que el precio que les pagan a los Cait no es un asunto de las familias y es cierto. No lo es. Pero sí es que los profesionales estén desestresados, motivados con una nómina acorde a sus responsabilidades para que puedan poner sus cinco sentidos en la recuperación de nuestros pequeños, afectados de tantas afectaciones.

¿Soy egoísta porque quiero lo mejor para ellos para que les de lo mejor para mis pequeños? NO. No soy egoísta, tal vez la voz que clama en el desierto, porque ni siquiera uno de los gerentes de los Cait me ha llamada para decir “vamos juntos”. No me hace falta esa llamada, aunque no la estoy rechazando. Seguiré reclamando los derechos de todos, de los Cait, pero sobre todos de sus profesionales y por encima de todo de los niños y niñas andaluzas que necesitan del trabajo de los psicólogos, logopedas, fisioterapeutas, pedagogos, terapeutas ocupacionales, profesionales sanitarios. Cada una o uno en su intensidad mensual que determinen los profesionales y no como ahora que les dan las migajas que la administración de Susana Díaz y su cómplice Juan Marín les han congelado, bloqueado, con la excusa de que son muchos contratos y hay poco personal. MENTIRA, lo que no hay es intención ni voluntad, ninguna, de mejorar la Atención Temprana. Esa que Susana Díaz dice que es de vanguardia.

Hasta en cuatro ocasiones pedí a los grupos parlamentarios una partida presupuestaria para Atención Temprana y si Ciudadanos y Juan Marín, no se hubiese opuesto, hasta en CUATRO OCASIONES al incremento presupuestario para la Atención Temprana estas familias no estarían en la angustia en la que están ahora, tantas y tantas, ni las/os gerentes de los Caits cerrando los cupos de admisión o avisándoles a las madres que van a ver reducidas las sesiones de terapia.

El interés superior del menor está recogido en infinidad de tratados, legislaciones, convenciones. En todos sitios, MENOS EN LA HOJA DE RUTA DE CIUDADANOS en Andalucía.

Aquí, el único interés superior que está garantizado es el de Susana Díaz y eso lo garantiza Juan Marín y Ciudadanos.

Por eso lucho y lucharé por los menores, por los más desvalidos, vulnerables, débiles e indefensos, lo seguiré haciendo. Por sus madres, padres, hermanos, abuelas y porque seamos capaces de caminar hacia una sociedad distinta, con un nuevo modelo. En ese nuevo modelo, que ya está en marcha, no tienen cabida aquellas personas que no entienden el bien común como objetivo social, sin importar credos religiosos, opiniones políticas, opciones sexuales, etnias o culturas diferentes.

Hay que señalar y denunciar como en la segunda infancia y adolescencia se convierten en una hipoteca, en una pesada carga, en muchos, muchísimos casos, imposible de soportar. Los convierten en pensionistas en plena adolescencia. 

Sólo les diré, y con esto acabo, a las madres, padres, abuelos, familias, que cada vez que vean a sus hijos, niños, adolescentes o adultos con trastornos en su desarrollo, con diversidad funcional o con algún tipo de discapacidad, pues que cada vez que los vean, cada día, al levantarlos, o por la noche, al acostarlos, o durante el día, sin poder atrapar su mirada, o escuchar su palabra o verlos como no pueden dar un paso, como la epilepsia hace estragos en su cerebro, la hemiparesia atenaza y paraliza su cuerpo, los espasmos respiratorios, musculares, como su parálisis cerebral lo tiene atrapado, recuerden como SUSANA DÍAZ y JUAN MARÍN, por tanto PSOE y CIUDADANOS les dijeron NO a mejorar su presente y por tanto, negarles su futuro.

Recuerden eso, cada día, grábenlo a fuego en sus mentes y corazones y cuando, dentro de un tiempo, vengan SUSANA DÍAZ y JUAN MARÍN, por tanto PSOE y CIUDADANOS, porque vendrán, no les quepa duda, a pedirles que confíen en ellos, que van a arreglar el mundo y les pidan su voto, recuérdenles los CUATRO NO a la Atención Temprana de los dos, de PSOE y CIUDADANOS, pues uno no da un paso sin el otro y de como mutilaron la Ley de Discapacidad.

Y a partir de los 6 años, ¿Qué pasa? ¿curación espontanea? NO. Después hay vida, mucha vida.

En 2017 se dejaron de impartir unas 78.000 sesiones. ¿Las pagaron los padres? No lo sabemos, pues todos pagan. Entre 400 y 1.000 euros mensuales por familia. Los que pueden -lógicamente-, hay miles de familias que no pueden y esas sesiones se les han robado a sus hijos, se les ha quitado y negado, a pellizcos, su recuperación.

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86