Nos hacemos eco de la publicación del día 6 de octubre de 2017, por ser de gran interés para las familias.

Ese día mantuvimos una reunión con la Consejería de Salud. Estábamos convocados por la Secretaria General, Dª Josefa Ruiz. También asistió Dª Carmen Lama y, casi al final, se incorporó D. Antonio Sagués. Por parte de la Plataforma, Águeda Pérez, Isabel Moreno, Katy Herrero y este portavoz.

Como principal novedad, se nos dijo que se unificaban los criterios y que a partir de primeros del año 2018 las sesiones de terapia (UMAT) se abonarán a 22 € a los Cait y el número medio de sesiones pasa de las 5 actuales (7 en caso de TEA, trastorno de espectro autista, ya 8 de MÍNIMO, nunca de máximo) a 7 sesiones de media al mes.

También se habló de la práctica, praxis y día a día de las familias, relaciones con los Cait, derechos y obligaciones, nuevas prestaciones de Alborada.


Aquel día se colocó al menor como centro de todas y cada una de las actuaciones de la Consejería en materia de Atención Temprana.


El interés superior del menor, –que aunque siempre ha sido su gran preocupación-, pero el 6 de octubre de 2017 fuimos plenamente conscientes de que ese era y es el argumento central de esa hoja de ruta.

El nuevo sistema de financiación permite un margen a los Cait, suficiente, para que todos y cada uno de los menores sean atendidos de acuerdo a sus necesidades y circunstancias reales.

Lejos de otros tiempos en que se asignaba TAL TRASTORNOS = XXX UMAT.

Para una mejor comprensión, el nuevo sistema de financiación que ha estado en vigor desde 2017, o sea que no se está hablando de algo a implantar sino de algo ya implantado, funciona de la siguiente manera y a modo de ejemplo: un Cait con 100 menores asignados a 7 sesiones (UMAT) de media mensuales, arroja un total de 700 UMAT al mes.

Esas 700 UMAT al mes el Cait las distribuye en función de las necesidades reales de cada niño o niña. Habrá pequeños que sean de control, prevención y/o seguimiento y sólo necesiten una-dos UMAT al mes, quincena, trimestre, … y otros que, por su mayor afectación, necesitarán más UMAT.

El Cait, al elaborar el Plan de Intervención dictaminará el número de sesiones de terapia que necesita ese niño o niña y ese es el número de sesiones que deberá recibir. Y no, necesariamente, tengan que ser el mismo número para las tres especialidades o disciplinas de los Cait. Esto es, Psicología, Logopedia o Fisioterapia. Sino que un niño puede no necesitar Psicología y en cambio sí una mayor intensidad en Fisioterapia o en Logopedia. En dos, en las tres áreas o solamente en una, y en base a esas necesidades, para optimizar su recuperación, el Cait se deberá centrar en esas áreas y necesidades.

Por eso decíamos antes que el menor se coloca, muy claramente, en el centro de los objetivos de la Consejería y por ende de los Cait. 

Muchas madres se estarán preguntando ¿cuántas sesiones de terapia va a recibir mi hijo o hija a la semana, al mes,…?

Ese niño o niña recibirá las sesiones que sean necesarias de acuerdo con el Plan de Intervención que ha hecho o redactado el o los profesionales de los Cait junto con las familias y las familias deben saber, –en cada momento-, cómo se va actuar sobre el menor, sobre la familia y sobre los entornos. Teniendo muy en cuenta que ese Plan de Intervención es dinámico, no es hermético. Si al mes o semana próxima se entiende que esas intervenciones deben incrementarse o disminuirse en base al avance, retroceso o distintas circunstancias, familiares, del entorno, evolución del menor; se verá reflejado en un aumento o disminución de las sesiones y deberá estar basados en circunstancias reales, sobre base y premisa del interés superior del menor.

Luego, a la pregunta ¿cuántas sesiones de terapia va a recibir mi hijo o hija a la semana, al mes,..),

las que necesite.

El nuevo sistema de financiación también permite repercutir las sesiones de vacaciones, semana santa, festividades. De forma que realmente el Cait dispondrá, en el caso anteriormente expuesto de 100 niños a 7 sesiones de media al mes y por 12 meses, serían 8.400 /UMAT (sesiones) al año y su distribución será en base a las necesidades de cada uno de los niños y niñas.

Es muy importante que las madres y familias sepan del Plan de Intervención. Generalmente saldrá de uno o más encuentros entre profesionales, familias y menores. El Plan de Intervención deben tenerlo, todas las familias, por escrito, es derecho de la familia pedirlo y obligación del Cait proporcionarlo.

Por tanto, pedimos a todas las familias que soliciten el Plan de Intervención de su hijo.

¿Pueden las familias contratar más sesiones de manera privada?

NO

¿Por qué?, porque si le hace falta, el Cait deberá dársela con cargo al sistema público de financiación. Si no le hace falta no hay que contratar nada, pues –repito– no será necesario.

¿Pueden surgir diferencias de criterios entre familias y Cait con respecto al Plan de Intervención? Por supuesto que pueden surgir, si la familia entiende que hay un déficit de atención, intervenciones o algún entorno no atendido o no suficientemente atendido, familiar, social, educativo o de número de UMAT. 

Un Cait puede entender que una familia está demandado algo improcedente.

¿Qué hacer en estos casos?, si después de conversaciones con el Cait no hay un entendimiento.

Se pida el Plan de Intervención, por escrito y firmado y se haga llegar a la Delegación de Salud o al mail de la Plataforma y nosotros lo haremos llegar a donde corresponda, según las instrucciones que hemos recibido de la propia Secretaria General.

En tales casos, siempre estará garantizada la confidencialidad del menor y su familia. Y la Consejería actuará de la manera de corresponda.

Igualmente, les decimos a los Cait que, si entienden que alguna familia está pidiendo, reclamando o demandado algo que no tiene argumentos, ni fundamentos, les rogamos nos lo hagan saber para nosotros intermediar ante esa familia y explicar, cuáles son sus derechos y cuáles no.

¿Cómo entra el menor en el servicio de Atención Temprana?

En el momento en que por parte de familias, escuelas, guarderías, … se crea que puede haber una señal de alerta, se deberá acudir al Pediatra de Atención Primaria -su ambulatorio-, el/la Pediatra, si lo entiende oportuno, conveniente o necesario, hará la derivación a la UAIT (Unidad de Atención Infantil Temprana). Dicha Unidad tiene un plazo máximo de respuesta o evaluación de 30 días. Según la Consejería, actualmente ese plazo está en la horquilla de 8 a 12 días.

Si es susceptible de recibir Atención Temprana será derivado a un Cait y, al no existir listas de espera en ningún lugar de Andalucía, según información de la Consejería y no tenemos por qué poner en duda, -sino todo lo contrario-, celebrar que por fin la intervención será realmente precoz y casi inmediata. Pues el Cait, sobre la marcha, -dos-tres días- citará al menor, con su familia, hará la entrevista de acogida. Confeccionará el Plan de Intervención de las sesiones que sean necesarias y comenzará la intervención de los profesionales sobre las áreas que haya que actuar o trabajar.

Control de asistencia.

Es obligación de los Cait recabar la firma del padre, madre o tutor para constancia de que las UMAT han sido impartidas. Esto es algo en lo que la Consejería ha hecho un especial hincapié y estamos absolutamente de acuerdo. De hecho el Art. 8, apartado 2 de la Orden de 13 de diciembre de 2016,  por la que se establecen las condiciones materiales y funcionales de los Centros de Atención Infantil Temprana para su  autorización (Boja 242 de 20-12-2016), dice literalmente

2. El CAIT contará con un registro, firmado por la familia, el tutor legal, o acompañante debidamente autorizado, de control de asistencia de la población menor a las terapias.

Por lo tanto, pedimos a las familias que cumplan ese requisito, que es un deber de los Cait proporcionarlo y un deber de las familias, firmarlo y pedirlo.

No obstante, somos conscientes de que alguna madres les da apuro pedirlo. En esos casos lo hagan saber a través de nuestro mail y nosotros les pediremos, a los Cait se facilite dicho trámite. Por otro lado, muy importante para seguimiento y estudios estadísticos, económicos y financieros de los poderes públicos, Consejería y otros.

No existiendo libertad de elección de Cait, si una familia –por diversas circunstancias, laborales, transporte, …– le viene mejor otro Cait; lo puede solicitar a la Consultora provincial y si hay disponibilidad, la Consejería no planteará ninguna oposición para conceder dicho cambio.

Discrepancias, carencias, mala praxis.

Cuando alguna familia entienda que se puedan estar dando alguno de esos supuestos, deberá –en primer lugar– hablar con el Cait y exponer, razonadamente, sus argumentos. Si hay entendimiento, mejor que mejor. Si no lo hay, les rogamos a las familias no entren en conflicto con los profesionales, pues ellos -estamos seguros- hacen su trabajo lo mejor que entienden y creen.

Al no haber otro límite para las sesiones que las estrictamente necesarias. Ni una de más, pero ni una de menos, en cualquiera de las áreas y en las intensidades recomendadas por los criterios profesionales. Disponer la Consejería, según palabras de la propia Secretaria General, de presupuesto suficiente para atender esas necesidades. Repito, si no hay entendimiento, les rogamos nos lo comuniquen a nuestro e-mail para a su vez, ponerlo en comunicación de la Consejería para la resolución de esas posibles discrepancias, que pudieran surgir. La Consejería se pondrá en contacto con las familias o el mismo Cait.


e-mails de la Plataforma

familias@plataformaatand.com

info@plataformaatand.com


Horario.

El Acuerdo Marco vigente contempla en su cláusula 9
Cláusula 9. Horario de atención
9.1. Los CAITS deberán contemplar horarios de atención, de lunes a viernes en horario de mañana y tarde, siendo preferente el horario de tarde (Igual o superior al 51%), a fin de facilitar la integración del niño o la niña en su centro de Educación Infantil.

Luego, el reparto debe ser equilibrado. No se puede reservar la tarde, única y exclusivamente para aquellos menores, que estando de alta o fuera del sistema, por edad o no cumplir los requisitos, van por privado, previo pago de un precio.

Sino, que el 51% de la sesiones sostenidas con el sistema público deberán ser impartidas en horario de tarde, para conciliación con educación, familiar, laboral u otra circunstancia.

Precio y tiempo de la sesión

Pese a lo indicado, la atención al menor, será de 45 minutos, no más; ni menos, salvo que ese día el niño o la niña no tenga su mejor día, y sea recomendable parar antes, y el resto, hasta los 60 minutos son para otras labores.

Individuales, salvo excepciones y previo conocimiento de las familias

No hay que pagar ningún precio por las sesiones de terapia. Ese importe va con cargo a la partida presupuestaria consignada en los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma.

Mejoras ya en vigor

Educación 

Se ha dado acceso a Alborada (sistema informático de Atención Temprana) a los EOE (equipos de orientación educativa) para poder consultar distinta información necesaria para la elaboración del Informe de Escolarización o Evaluación Psicopedagógica.

Asuntos Sociales

Se ha dado acceso a Alborada a los Centros de Valoración de Discapacidad para poder consultar distinta información necesaria para poder dictaminar sobre el reconocimiento, o no, de algún grado o tipo de Discapacidad y/yo Dependencia.

Por último, decir que gracias a esos canales de comunicación con la Consejería de Salud, permanentemente, abiertos, se han podido solucionar muchas incidencias que han redundado en beneficio de los menores y sus familias, siempre hemos mantenido la confidencialidad y reconocemos y agradecemos.

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86