La pareja, es la célula básica que compone y conforma toda sociedad.

La paternidad siempre viene impregnada de ilusiones, expectativas, sueños y esperanzas, depositándolos en su futuro hijo y en la vida familiar que anhelan.

Cuando una pareja decide ser padres no están preparados para el nacimiento de un hijo con trastornos en su desarrollo. El impacto de la noticia es brutal, llevándoles a situaciones emocionales extremas de pérdida y dolor, frustración, conmoción, impotencia, estrés, incertidumbre y amenaza.

Creemos que es necesario que reciban una rápida y adecuada información diagnóstica, así como una correcta trasmisión de la misma –situación, contenidos del mensaje y actitud del profesional-; las posibles acciones a emprender en los tres servicios de intervención implicados –sanitario, educativo y servicios sociales– y un protocolo de apoyo emocional que les ayude a afrontar y a aceptar esa nueva situación familiar, así como, una formación estructurada que les oriente en la difícil tarea de la crianza y educación de su hijo, que no sólo va a constituir una estrategia que en sí misma, puede mejorar el desarrollo del niño, sino que, además, va a contribuir a la mejora de la calidad de vida familiar.

Al mismo tiempo, es también fundamental prestar especial atención al cuidado de la relación de pareja, porque a veces los cónyuges no siempre entienden lo que está pasando de la misma forma, ni se enfrentan igual a la situación, pudiendo aparecer conflictos no resueltos que acaban provocando una crisis en la pareja, llegando incluso al divorcio. No cabe duda de la importancia de ofrecerles recursos sobre cómo superar dichos conflictos.

Por último, no podemos olvidarnos del difícil papel que juegan los hermanos de niños con trastornos en su desarrollo, y de las consecuencias colaterales que les toca vivir; ellos también requieren de especial atención. De ahí, la necesidad de ofrecerles, por un lado, toda información que suponga aclarar sus dudas sobre el trastorno de desarrollo que tiene su hermano, y por otro lado, apoyo emocional y psicológico, ayudándoles a gestionar sus emociones, así como, los recursos para su propio desarrollo psicológico y respiro personal.

¿Qué queremos?

Ofrecer a los padres con hijos con trastornos en su desarrollo un espacio de confianza, donde puedan manifestar libremente sus preocupaciones, dudas y experiencias de su vida diaria, compartir consejos y posibles recursos que podrían ser útiles, alegrías, risas, y por qué no, llantos, así como, la liberación del estrés y angustia que les pueda generar la situación de su hijo.

Al mismo tiempo, en este espacio pretendemos proporcionándoles información, formación significativa y apoyo emocional para ayudarles en la difícil tarea de la educación y crianza de sus hijos, ofreciéndoles, además, pautas y habilidades educativas específicas. Cuando los padres están orientados y saben cómo actuar con sus hijos, su implicación en su recuperación aumenta considerablemente favoreciendo el desarrollo del niño. Una buena actitud y predisposición de los padres impacta positivamente en la evolución de su desarrollo para que alcancen su máximo desarrollo personal y autonomía teniendo en cuenta sus capacidades y posibilidades reales.

En definitiva, nuestra idea es intentar ayudar a normalizar en lo posible la dinámica familiar, para que consigan una calidad de vida familiar (sentimientos de bienestar, participación social y realización personal) y que los padres puedan participar de forma activa y responsable en la educación de su hijo, intentando ayudarlo a llegar lo más lejos posible dentro del potencial que le permite su realidad biológica. Buscamos un funcionamiento familiar óptimo ya que éste se convierte en un factor favorable para su desarrollo.

¿Qué está pasando?

Se nos están rompiendo TRES de CADA CUATRO parejas con hijos con trastornos en su desarrollo.

Comenzamos en esta andadura de Atención Temprana en junio de 2015 para ver e intentar mejorar la vida de estos pequeños, pero lo que nos encontramos en todas y cada una de las familias fue un auténtico drama, en sus relaciones de pareja, de hermanos, de familias y entonces nos dijimos que teníamos que poner todos los medios para que esto se pudiese paliar.

Hay que enseñar a estas parejas y a las que ahora mismo les estarán diciendo que tienen un hijo con trastornos, o están entrando en crisis o está dando a luz en algún paritorio de Andalucía o los que nazcan mañana y en un futuro.

Siendo conscientes de que estos Talleres tenían que tener una continuidad en el tiempo, permanentes; pues cada día nacen niños con trastornos, se diagnostican nuevos casos o las familias están en estado de sufrimiento, estrés, ansiedad, tensiones, conflictos.

Sonsoles Perpiñán, (Licenciada en Piscología y Piscóloga Educativa) junto con Antonia Márquez, (Licenciada en Psicología Clinica).  Han redactado unos contenidos para Talleres de Familias dirigidos a los tres pilares, Pareja, Hermanos, Abuelos. 

Esos contenidos se los hemos ofrecido a todas y cada una de las Diputaciones de Andalucía y Municipios desinteresadamente.

También les hemos ofrecido participar en Talleres dirigidos a profesionales en Málaga, pues la Diputación nos ofrece un espacio, el Auditorio Edgar Neville, los días 12 y 13 de febrero (lunes y martes), de 9 a 20 horas.

A cambio, poder ayudar a que no se nos rompan tantas parejas, a que podamos dar cohesión, enseñar a recibir esa primera noticia, pasar y aceptar el proceso de duelo, que no se culpe nadie ni culpar al otro.

¡ Es tanto lo que ofrecemos tan poco lo que pedimos !

Si eres profesional de Atención Temprana o Discapacidad y quieres asistir para recibir esta formación de Talleres de Familias, inscribirte en el siguiente enlace:

Pinchar para inscripción

Lugar: Auditorio Edgar Neville. Calle Pacífico, 54.

DIPUTACIÓN DE MÁLAGA

MÁLAGA

Plataforma de Atención Temprana y Discapacidad

Gabinete de Formación