Todos tenemos que poner un poco de cordura.

Creo que no podemos seguir dando respuestas a golpe de BOJA, fotografías con determinados colectivos, presentando proposiciones de ley por la puerta de atrás y sin diálogos entre los grupos parlamentarios. Presentando Planes con grandes titulares y poco contenido. Unos diciendo que la familia son el verdadero motor de recuperación del menor pero “nos hemos reunido con los que de verdad entienden”, que no somos las familias; aquellos saliendo al paso de declaraciones en la redes sociales en el sentido de que no pongan en su boca declaraciones …

Quiero dar el primer paso.

Al final, todos buscamos lo mismo pero por caminos o de maneras diferentes.

Si todos los caminos conducen a Roma, ¿podemos ir juntos a Roma?

Desde que nació esta Plataforma, siempre, desde el principio, hemos dicho que creíamos y queríamos que la Atención Temprana fuese regulada por Ley, a largo plazo, consolidando derechos, desarrollando protocolos y un largo etcétera.

No voy a entrar en el relato de los hechos, pues son de sobra conocidos. Ahora nos encontramos con dos Proposiciones de Ley de Atención Temprana  registradas en el Parlamento.

Nos encontramos con que todos queremos el interés superior del menor, pero con un Parlamento dividido, justo por la mitad; pues, si la parlamentaria no adscrita apoyase la proposición de Ley presentada por los Grupos Popular, Izquierda Unida y Podemos, estaríamos con 55 votos a favor de una proposición y 54 a favor de la otra.

Todos buscamos el interés superior del menor, pero estamos divididos, no nos hablamos…

Creo que alguien, o todos, tiene, o tenemos que poner cordura.

Si yo comencé esta travesía creo que debo ser el primero en tender la mano y pedir diálogo, a todos. 

Hace pocos días, en una cadena de TV, decía que si la Presidenta o en quien ella delegase y yo nos reuniésemos, estaba seguro de que en 15 minutos caminaríamos en la misma dirección. No dije en el camino de esta Plataforma ni en el del interlocutor, sino en la misma dirección, pues no estamos en la situación uno al norte y otro al sur. Uno blanco y otro negro. Sino un al sur y otro al sureste, uno gris plata y otro gris perla. Y así debe ser fácil ponerse de acuerdo.

Creo que nos une el fondo, creo no, sé, que nos une el fondo, pero nos separan, los egos, intereses de partido, algunas declaraciones, cierto oportunismo y otras cosas y todos, yo el primero, debemos hacer una reflexión y si nos une el fondo que sepamos cambiar las formas y caminar juntos “en busca del interés superior del menor”.

He confrontado algún grupo parlamentario, con la Consejería de Salud y con la de Educación, he mantenido reuniones con muchos estamentos, he acudido a la Fiscalía Superior de Andalucía y a las provinciales, al Defensor del Pueblo, he visitado todas y cada una de las Diputaciones, muchos municipios y hablado con sus Alcaldes, he salido de Andalucía, he aparecido en los medios de comunicación escritos, radio y TV, pero siempre buscando lo mejor para los menores con trastornos en su desarrollo y sus familias.

Eso no me lo puede negar nadie.

Al final, la Atención Temprana va a ser regulada por Ley.

Gracias a todos, pero sobre todo a las madres, que nunca renunciaron a eso.

Nada es absolutamente bueno, ni nada, absolutamente malo; afortunadamente, la perfección no existe, aunque debemos buscarla cada día. No la vamos a encontrar pero debemos seguir buscándola, creo que es la forma de que todos seamos hoy un poco mejor que ayer.

En lugar de presentar un parlamento y una sociedad dividida y dejar que la dictadura del voto, tal vez un solo y único voto, presente un resultado de vencedores y vencidos, creo que podemos y debemos presentar un parlamento, fuerte, unido en la mejora de los menores de Andalucía y una sociedad orgullosa, tranquila y satisfecha de que todos trabajamos juntos en pro de esos menores.

Y no digo esto porque la Proposición de Ley que nosotros planteamos a Partido Popular, Podemos e Izquierda Unida sea la que resultaría rechazada, si esa dictadura del voto, del único voto que la separa de la otra, fuese la que determinase el modelo de Atención Temprana que estaría vigente en el futuro inmediato en Andalucía.

No lo digo por eso.

Si las fuerzas estuviesen desequilibradas en un 70%-30%, 60%-40%, o, incluso, 55%-45%, esta publicación no vería la luz, pero estamos en un 50-50% y nos separa un solo voto pero nos unen más de 30.000 niños y todos los que nacerán y los que ya están naciendo o siendo derivados por los Pediatras.

Ante esa situación, tiene que haber cordura y diálogo.

Puede y debe salir una ley con lo mejor de cada una de ellas, descartando lo mejorable, porque entiendo que lo menos bueno de una ley no hay que calificarlo como malo, pues estoy seguro que esa no era la intención del legislador, sino como mejorable, y tomando lo mejor de cada una quedaría una buena Ley de Atención Temprana.

No sería la ley perfecta, porque no existe la perfección, pero la estaría buscando.

Y por supuesto se debe dialogar con todos los entes y las familias somos uno más, tan importante como el que más, dejemos de decir “hemos hablado con los que de verdad entienden”, cuando se habla con otros colectivos. Eso es un desprecio hacia las familias y, además, no es cierto. Aquí, todos entendemos.

Por eso, debemos entendernos y abrir las vías de diálogo.

La proposición de ley que defiende Ciudadanos y Partido Socialista dice y reconoce a la familia como verdadero y auténtico motor de recuperación del menor.

Eso es cierto, esta Plataforma lo ha venido diciendo desde su nacimiento. Si las familias no nos implicamos, al máximo, y dejamos, solo, en manos de los profesionales de los Caits o del colegio la recuperación de los menores, hoy, tal vez se dé un paso adelante, pero mañana o más pronto que tarde, se dará un salto atrás.

Pero nadie nace sabiendo, los profesionales de escuelas y Caits han estudiado y se han formado durante años. Nosotros, las familias, nos hemos encontrado con la situación de repente, de sopetón y sin previo aviso, con un hijo con trastornos en su desarrollo, con su no siempre fácil relación con los hermanos, aceptación de la realidad, de cómo lo encaja y ayuda el resto de familia, abuelos, padre o madre y un largo etcétera, unido a cómo afecta a la relación de pareja, clima y respiro familiar, …

Hasta ahora ha sido una realidad invisible, los niños y sus familias. He luchado, sin descanso, para hacerlo visible y tomemos conciencia de la realidad, todos; grupos parlamentarios, profesionales, poder ejecutivo, legislativo y judicial, declarando protegidos los derechos de los menores de manera clara, nítida y sin limitación alguna.

Decimos que son ángeles, pero les puedo asegurar que convivir con un ángel en la familia no es fácil, a veces duro, muy duro y difícil, con rupturas, demasiadas lágrimas y muy pocas ayudas.

Se ha hablado mucho en los últimos 22 meses de Atención Temprana. Algunos partidos políticos han escuchado el sentir y clamor popular y, como no podía ser de otra forma, se han pronunciado. Así, Unidos Podemos ya llevaba en su programa electoral una Ley nacional de Atención Temprana, el Partido Popular la ha incorporado en su ideario en su último Congreso Nacional del pasado mes de febrero e invitaba a esta Plataforma, como agentes sociales, a exponer nuestra realidad, inquietudes, anhelos y deseos en el Congreso Regional de Andalucía el pasado mes de marzo, así lo hicimos, también el Partido Socialista pide en una PNL en el Congreso de los Diputados que la Atención Temprana forme parte de la cartera de servicios del SNS, Ciudadanos en sus 150 medidas se refería a “atención a colectivos de mayor vulnerabilidad”

¿Habremos tenido algo que ver? Creo que sí, algo,  aunque sólo sea un poquito.

Pues nunca se predica en el desierto.

Hemos puesto voz a nuestros hijos e intentaré que esta realidad sea cada vez más visible, pues durante mucho tiempo, demasiado, ha sido una realidad invisible y los que podían hacer algo miraban hacia otro lado y los colectivos sociales con muchos años de experiencia eran espectadores de esa inacción, por eso debemos estar todos, ellos y nosotros. Pues si las aguas del futuro de estos niños con trastornos en su desarrollo y con necesidades educativas especiales están un poco revueltas, esperando a asentarse y a que sean cristalinas, es en gran parte a los esfuerzos de esta Plataforma de Atención Temprana y eso, no lo puede negar nadie.

He puesto mi cargo a disposición de la Plataforma, en más de una ocasión, nunca lo han aceptado y quieren que siga aquí y así será hasta que lo que ahora es un embrión tome forma, cobre vida y se desarrolle. Los niños sean atendidos en todas y cada una de sus necesidades, las familias, ayudadas y protegidas y esta Plataforma ya no tenga razón de ser o, al menos yo, me pueda retirar a mis cuarteles de invierno con mis nietos y teniendo siempre la amistad de tantas personas como, Katy y yo hemos tenido ocasión de conocer.

Repito, abramos vías de diálogo, pero que nadie piense que me estaré callado o quieto si nos intentan apartar o excluir de esos diálogos, que espero y deseo -profundamente se establezcan y produzcan, o si esa aprobación, con o sin consenso y diálogo, es un intento de callarnos y retrasar el desarrollo de la ley.

Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86