Manuela y yo no nos conocemos personalmente.

Generalmente enviamos e-mails a los responsables de empresas, departamentos, … para quejarnos del comportamiento de algún empleado, o incluso algunas normas de las entidades las convertimos en mala praxis del mismo empleado, pero rara vez hacemos lo contrario y, en este caso, es de justicia.
Rara vez, cuando las cosas se hacen bien, así de simple, escribimos un mail o descolgamos el teléfono, simplemente, para decir gracias.
Son varias, no pocas, las madres que me han hablado, desde el corazón, diciéndome, “Antonio, yo en Aspace estoy encantada, mi niña/o va progresando mucho, todas son geniales”
Manuela es la Gerente o Directora de Aspace en Sevilla, no lo sé, y hoy sí he descolgado el teléfono, me he presentado y le he dado las gracias, desde lo más profundo de mi corazón, por cómo atienden a nuestros pequeños en ese Cait; por la satisfacción de las madres, porque les abren un poco más cada día esa puerta que, hace un tiempo, parecía cerrada con cerrojos y candados, por sus desvelos con los pequeños, sus preocupaciones e implicaciones en que el clima familiar sea lo mejor posible.
La he felicitado porque entiendo que es de justicia hacerlo, porque estará orgullosa de tener esa plantilla de personal tan extraordinario y le he pedido que lo haga extensivo a ese personal, porque la motivación y el reconocimiento a la labor, y, sobre todo, a la valía personal también debe venir de fuera, no siempre el ego (bien entendido) se satisface desde dentro.
Si a todo lo anterior, unimos que la sonrisa, según me dicen esas madres, habita en sus rostros, de manera permanente, y su exquisito tacto, apoyo a las familias, educación, humildad (bien entendida) y saber estar, hacen que deba decirlo, públicamente.
Enhorabuena, Manuela, espero poder conocerla personalmente.
Antonio Guerrero. Portavoz de la Plataforma. 670 86 36 86